3 feb. 2014

Jugando con las ecuaciones II - Matemáticas y Robótica

  En el mes de Diciembre, después de la experiencia del curso anterior, me embarqué con mis alumnos en un nuevo proyecto dedicado a diseñar un juego para aprender matemáticas y crear videojuegos sobre ecuaciones enfocados a los alumnos de 1º y 2º de la ESO. Además, este año nos unimos al proyecto de la semana de la Robótica europea y todos los juegos giran o tienen como protagonistas a los robots.
   En una primera sesión les conté el proyecto a mis alumnos, que se mostraron encantados con la idea. Cada alumno cuenta con un netbook en el aula con conexión a Internet y ya conocen el software de la PDI, ActivInspire, con el que iban a crear un videojuego. 
  Utilizando TeamUp había organizado previamente los grupos de trabajo en los que desarrollarían las actividades del proyecto y les expliqué que utilizarían esta página web para grabar las reflexiones sobre el proceso que se iba a desarrollar. Cada grupo debía crear también un blog de equipo en el que tendrían que publicar el trabajo realizado.


  En la segunda sesión revisaron las indicaciones que les pasé para realizar el proyecto y plantearon el tipo de juego que querían desarrollar. Decidieron entre ellos cuál iba a ser la distribución de tareas y empezaron con los blogs.
  En las sesiones siguientes nos dedicamos a la revisión y comparación de los juegos creados por los alumnos del curso pasado. Pudieron probar los videojuegos de otros compañeros y elaboraron una lista de puntos fuertes y elementos a mejorar con los que afinaron sus propios diseños.
  Con toda la información recogida y sus planes de diseño se pusieron manos a la obra y crearon los juegos. Las dos clases de 3º estaban divididas en seis grupos, así que han creado seis juegos distintos y originales.





  Finalmente, y como el curso pasado, organizamos una sesión para el taller de diseño participativo. Dado que los alumnos de los cursos anteriores, a los que están dirigidos los videojuegos aún no han estudiado las ecuaciones, invité a compañeros de cursos superiores para que sirvieran de probadores. En algunos casos pudimos organizarnos para que alumnos que hicieron los juegos el año anterior probaran los trabajos de este curso. Cada grupo recibió a sus usuarios del juego y le dio algunas indicaciones para que pudieran utilizarlo. Los miembros de los equipos tomaron notas o grabaron a sus "invitados". Todos terminaron muy contentos con la experiencia, los mayores porque se sorprendieron mucho de la calidad de los videojuegos presentados y los pequeños porque se sintieron muy reconocidos por las críticas positivas que recibían. La motivación de las clases, que ha sido muy buena en todo el proyecto, en este momento alcanzó el máximo.




  Dedicamos las últimas sesiones a terminar los proyectos en clase: completar los blogs, realizar las últimas grabaciones e introducir los cambios en los videojuegos según las sugerencias recibidas en el taller. Aprovechando la plataforma Moodle utilizada en el colegio, recogí los videojuegos para la evaluación de la actividad.
  Mi valoración del proyecto, un año más, es muy positiva, tanto por el aprovechamiento de los alumnos a nivel matemático como por el clima de trabajo y colaboración que vivimos en el aula. La incorporación de los robots a las historias ha conseguido que los diseños fueran más completos y complejos. Nos hemos superado. Enhorabuena a todos.